11/3/16

Ani Zinc: diseñadora de estrellas. Entrevista.

Sigamos el camino de baldosas electrónicas para en esta ocasión estacionarnos en el universo de María José González, que con el pseudónimo de Ani Zinc protagonizó una de las mejores páginas del  movimiento electrónico en tierras ibéricas. Salvando las distancias, y sin caer en la locura, podríamos afirmar sin pudor que Ani Zinc, a través de su participación en Diseño Corbusier y su proyecto paralelo Neo Zelanda, ha sido y es nuestra Cosey Fanni Tutti. Y debemos gritarlo con orgullo.
Sin obligaciones con nadie, excepto con sus principios y gustos sonoros, Diseño Corbusier (D. C.) emprendió una carrera al margen de la industria musical establecida. Sus canciones se difundieron y obtuvieron más respeto fuera de nuestras fronteras. Tampoco sonaban en los medios de masas populares, a excepción de algún reportaje en programas minoritarios como Metropolis (TVE). Consideraban lo que hacían no como una mercancía más para consumir, ni como un medio para alcanzar una popularidad (entendida como sinónimo de éxito) sino como arte. La perseverancia fue una de sus virtudes llegando a crear un sello discográfico propio. D.C. eran de los que no se dejaban dominar. Sus ideas eran indestructibles y no fueron moldeados por nadie.
Ahora son aceptados por el revisionismo periodístico, pero lo triste es que haya tenido que pasar más de 20 años para que se les reconozcan como visionarios y talentosos. Como decía el refrán, “nunca es tarde…”Incoformistas por no repetir viejas fórmulas, nunca fueron serviles,  y tenían el control de lo que hacían. Voy a utilizar unas palabras del crítico musical Everett True, D.C. “no eran puro trámite estético, prometían hacerte la vida mejor“. A mi juicio, lo consiguieron.

He aprovechado la ocasión de la afortunada reedición del segundo trabajo de Diseño Corbusier (D.C.), titulado “El alma de la estrella“, para realizar unas preguntas a Maria José (Ani Zinc) sobre su carrera musical y este disco de culto que el sello Munster (que ya no se dedica solamente a bucear en los sonidos más salvajes del rock) nos facilita  a muchos poder acceder a estas grabaciones injustamente olvidadas. Solo se puede conseguir en vinilo, siendo una edición limitada y numerada de solo 500 copias
Diseño Corbusier, fue uno de los más ilustres proyectos de la escena industrial y experimental de la música española, y también de los pocos grupos capaces de codearse con otras luminarias de la música electrónica de los ochenta a nivel internacional. Si no me equivoco, ellos empezaron a jugar con máquinas y cintas de cassette en 1982. Para verificar la importancia de sus propuestas musicales, acudan al recopilatorio coordinado por Trevor Jackson (Playgroup) para el sello Strut Records, llamado “Metal Dance”.  El único grupo nacional incluido ahí ha sido Diseño Corbusier, una buena noticia teniendo en cuenta que las bandas en ese doble cd (también disponible en vinilo) son históricas en esto de la vanguardia electrónica, el EBM y el post-punk de corte sintético.
Vamos a conocer, descubrir o refrescar nuestra información sobre la historia de uno de los grupos de culto de la escena ibérica, gracias a la entrevista a Ani Zinc. Y gracias a Munster ahora no hace falta gastar nóminas íntegras para adquirir una de sus grabaciones, concretamente su segundo disco “El alma de la estrella”.
Pregunta: ¿La propuesta e intencionalidad de Diseño Corbusier (D.C.)?
R: D.C. era el grupo que formamos Javier G. Marín y María José González (alias Ani Zinc, y Neo Zelanda) en Granada desde principios de los años ochenta. Surgió de la fascinación por la música de vanguardia, electrónica y experimental que nos llegaba por diferentes medios (Radio 3, Radio Popular de Granada, revistas como Vibraciones o Star) y que nos dieron a conocer grupos como Throbbing Gristle, Flying Lizard, The Residents Esplendor Geométrico. Grupos que nos inspiraron para seguir un camino alejado de la clásica composición de grupo (guitarra, batería y bajo) y dejarnos seducir por las voces y ritmos pregrabados (caja de ritmos, cassettes). Era un sacrilegio total para aquellos tiempos de  rock ´n ´roll. Para nosotros era fundamental la presencia de sonidos repetitivos, ruidos, voces distorsionadas, una base rítmica, y una buena dosis de sentido del humor.
Pregunta: ¿Cuáles eran vuestras influencias? Aparte de Comando Bruno ¿Había algo similar en Andalucía? ¿Qué relación teníais con otros grupos nacionales?
R: Aparte de los grupos antes citados, nos gustaban bandas como Kraftwerk, Cabaret Voltaire, DAF, Portion Control, SPK, 23 Skidoo, etc. Para mí, con mi propio proyecto Neo Zelanda, fue fundamental la música de Laurie Anderson, Diamanda Galas, Chris & Cosey, y en España, Llorenç Barber, del cual tuve la fortuna de escuchar una composición en la radio, quedando tan prendada de la voz y el silabeo repetitivo de la cantante, que desde entonces quise hacer algo parecido, salvando las distancias, claro.
El ambiente musical en Andalucía no me parecía muy diferente al del resto de España. En los ochenta había un ambiente general de cambio, de ganas de hacer cosas, una sensación de efervescencia. En Granada surgieron muchos grupos que tenían facilidad para grabar una maqueta, pero después no había nada más. Seguíamos lejos de la industria discográfica y salas de conciertos, aunque esas maquetas podían oírse en la radio y podían participar en concursos, pero pocos grupos llegaban a grabar un disco.
En nuestro caso fue más difícil todavía, porque no encajábamos en los esquemas de grupo tecno-pop que era lo que buscaban las discográficas. Así que había que buscar por otro sitio. Contactamos con sellos independientes como DRO. En el sello de Servando (Aviador Dro) editamos el single de Neo Zelanda “Paso hambre”.  Sobre el sello 3 Cipreses hay una historia peculiar. A Gabinete Caligari les pedimos por correo su primer disco y … ¡sorpresa!, vinieron ellos en persona a traérnoslo. También teníamos contacto con otros grupos: Esplendor Geométrico, La caída de la casa Usher, Interacción, Mar otra vez;  con fanzines como ADN, Mental, y muchos que ahora no recuerdo. También con sellos como Necronomicón, Ortega y Cassette.
Rafael Flores (Comando Bruno) y yo éramos del mismo pueblo (Andújar). Él me presentó a Javier, y los tres empezamos a realizar nuestros primeros pinitos, las primeras maquetas con el nombre de Diseño Corbusier. Redactamos un fanzine llamado Euro, dentro de la agrupación Laboratorios No. Después de un corto período de colaboración, los grupos D.C. y Neo Zelanda formamos nuestro propio sello Auxilio de Cientos, y Rafael continuó trabajando bajo diferentes nombres desde Andújar.
Pregunta: Sobre la historia de Diseño Corbusier, ¿puedes aportarnos información sobre vuestra discografía, directos, etc? ¿A qué te dedicas actualmente?
R: A finales de 1981 Javier G. Marín puso un anuncio en un periódico buscando interesados en formar un grupo.Rafael Flores contestó a ese anuncio porque le pareció que los grupos en él citados eran de su agrado (Throbbing Gristle, Flying Lizard). Así comenzaron los primeros ensayos de Diseño Corbusier además de la edición del fanzine antes citado. Después me agregué yo y puse la voz en algunos temas (“Pudor rojo”), y al mismo tiempo yo sola experimentaba por otros caminos (Neo Zelanda). Estaba interesada en la utilización de la voz sin instrumentos, la poesía fonética, el collage y el ruido puro. Así, manipulando una vieja radio y cintas de cassette, surgió “Radio Sabotage“. Era una cinta C-60 que incluía “Paso hambre”. En junio del 82 enviamos una maqueta recopilatoria de los grupos al programa “Esto no es Hawai” de Radio 3, y en septiembre “Paso hambre” de Neo Zelanda y “La esperanza está en Atenas” de D.C, obtuvieron ¡400! votos en la elección de la canción del verano. Ahí ya empezamos a ser un poco conocidos. En octubre de ese mismo año formamos Auxilio de Cientos, abandonando la agrupación Laboratorios No, que continuó con Rafael Flores.
En mayo de 1983 se editó el primer single de N.Z. en sello Dro, que incluía los temas “Paso hambre” y “Francés básico” con portada de Javier G. Marín. También se grabó un single de D. C. que no llegó a editarse. Dos meses después, ya bajo nuestro sello, publicamos y distribuimos la primera cassette de Diseño Corbusier “Stadia” y la segunda de Neo Zelanda “Extenso mundo brillante”. Nuestro primer concierto se produjo en marzo del 84, en la I Muestra de Pop-Rock y otros Rollos de Zaragoza. Por esa época participamos también en la Semana de la Imagen y la Música Actual, en el Palacio de los Cordova, en Granada, junto a Gabinete Caligari, 23 Skidoo, La Caida de la casa User, Interacción, y Konstructivists. Existía una grabación en cinta de ese concierto que estaba en muy mal estado, y que un amigo, Jorge Javier Soler, ha logrado recuperar y restaurar.  Un año después editamos 500 copias del primer lp de D.C. “Pérfido encanto“, y una compilación internacional de bandas formadas por una pareja. Se tituló “Pas de deux“, con grupos como Bene Gesserit, Algebra Suicide, Viscera, y otros tantos. Publicamos también el lp recopilatorio Terra incognita I” con inéditos de grupos como Zazou, Nodland, Lema, DDAA, Ptose, Twilight Ritual, etc. Por último, ya en 1986 se publicaron los vinilos de Twilight Ritual “Rituals”, el recopilatorio feminista “Femirama”, “Mix Zelanea” de Neo Zelanda, la segunda parte de “Terra incognita”, “The Story of Nipper” de Luto (grupo de Sevilla) y nuestro recientemente reeditado segundo disco “El alma de la estrella“.
A partir de ese año, el grupo se disolvió. Yo terminé psicología y encontré trabajo. Javier se marchó a vivir a Madrid, y ninguno nos dedicamos actualmente a grabar música. Yo trabajo en un centro de discapacidad, y aunque sigo escribiendo, pintando y haciendo otros trabajos creativos, no he publicado nada. Lo hago solamente para canalizar mi “hiperactividad”.
Pregunta: ¿Participasteis en el mundo del Art Mail?
R: Este intercambio de correspondencia artística internacional (que tanto se parece al intercambio de archivos por internet) proporcionaba una manera rápida y barata de conocer grupos e intercambiar y vender cassettes, aunqeu fueran de 500 copias. Todos acudíamos a la revista de referencia: la canadiense CLEM (Contact List of Electronic Music) o la belga Cassette Gazette. Nosotros participamos en la revista de arte italiana Area Condizionata con una cassette y un pequeño collage. También nos servimos del mail-art para organizar un concurso internacional de diseño del logotipo de nuestro sello.
Pregunta: ¿Auxilio de Cientos como plataforma para dar a conocer a otros grupos?
R: Ante las dudas que nos planteaba DRO para distribuir el disco de Diseño Corbusier, que ya estaba grabado, decidimos que lo mejor era hacerlo nosotros mismos y comenzamos la distribución internacional de cassettes y discos de música experimental y electrónica contemporánea. Empezamos distribuyendo en España la cassette de Graf Haufen Tapes “Some Waves” con 23 grupos entre los que destacaban Taynna Witisa, Esplendor Geométrico, The Actor, non Toxique Lost, etc. Junto a nuestros grupos, también distribuíamos a gente como Pseudo Code, Maurizio Bianchi, Synthetisches Misch, y recopilatorios como Contactdisc, Katacombe, y un largo etc.
Pregunta: ¿Puedes contarnos la historia de la reedición de vuestro segundo disco y la inclusión de una canción en el recopilatorio de Trevor Jackson?
R: Todo ha ido muy rápido. Por una parte, el dj Angel Molina contactó conmigo a través de otro dj de Granada amigo mío (Sergio Cáceres), y me comunicó el interés de Trevor en editar un recopilatorio de la música industrial desde 1980 hasta 1988, “Metal Dance“, en su sello Strut, y que nuestro tema “Golpe de Amistad” podría ser uno de los que formara parte del recopilatorio, junto a grupos como Cabaret Voltaire, Yello, Nitzer Ebb, DAF, SPK… Javier hizo todos los trámites con el sello inglés y el disco salió a primeros de 2012. Paralelamente también aquí en España, Munster editó otra recopilación “Tensión: Spanish Experimental Underground” junto a grupos comoLa Fundación, 429 Engaños, etc. Por último, este mismo sello acaba de reeditar nuestro segundo disco de Diseño Corbusier “El alma de la estrella” en vinilo y con una tirada limitada de solo 500 copias.
Pregunta: ¿Estás interesada en volver a grabar o colaborar con músicos actuales? ¿Existe la posibilidad de retomar D.C.?
R: No sé… todo está pasando a una velocidad increíble. Hace dos o tres años yo era ajena a todo esto. Estaba desconectada del mundo de la música, y entonces leí comentarios en internet ensalzando nuestro trabajo, compartían grabaciones que ni yo tenía… Hay mucha gente que se ha puesto en contacto conmigo y con Javier con proyectos interesantes, así que no descarto nada. Pienso que sigue siendo una música actual, aunque minoritaria, pero ahora la minoría es más global. Me parece que la gente está cansada del sonido de máquinas cada vez más inteligentes que componen solas, y además, el sonido es siempre igual. Creo que vuelve el espíritu de “háztelo tú mismo” mezclando tecnología actual con sonidos naturales, voces simples, ruido, lo analógico en general, el vinilo, etc. Y claro, los jóvenes quieren conocer las fuentes, el origen de todo esto.  Sobre nuestro catálogo, puede que se reedite también nuestro primer disco como D.C.
Pregunta: ¿Qué conoces de la música actual?
R: Creo que el concepto música experimental no es el mismo, pues los recursos tecnológicos ahora son muy diferentes. Me resulta interesante lo que hacen Matthew Herbert, Cocorosie, Aphex Twin, James Blake, Animal Collective… De estos últimos me gustan mucho sus vídeos. Siempre he escuchado música muy variada, según el momento. Ahora estoy escuchando a The XX, Damien Jurado, Maika Makowski, que son todos estilos muy diferentes.
Pregunta: ¿Quieres añadir algo más o trasladar algo a nuestros lectores?
R: Simplemente decir que me siento muy halagada y agradezco todas las muestras de aprecio que he recibido en estos últimos meses.
Publicado por Sergio Sánchez en el blog de Fnac.es. 2013. 

No hay comentarios: