13/5/06

SPAIN CAPONE


Tengo un tocadiscos y una mesa de mezclas, ambos en divorcio.

¿Dónde está el amplificador?

Abundan vinilos de Coltrane, M. Davis, Cabaret Voltaire, C. Vogel, Robert Hood, Sergio Mendes, algo del sello Rephlex, D. Summer, Gary Numan, Captain Beefheart o ¡Camarón!

Como cantaba Copini,
"Hansel y Gretel están llorando", y vestidos con túnica de blanco riguroso se convirtieron al Islam. Reflexionan sobre un falso optimismo teñido de adoración- cinismo y sobre temazos musicales que subvierten la tristeza en un sermón de domingo para agnósticos convencidos.



La radio ya no suena para mi.
No se escuchan ritmos ondulantes que cortan la respiración,
ni brumosos sonidos estilo V. Reilly.
Solo hay folk gratuito y
los maxis ya no tienen versión en clave DUB.

El minimal techno ya provoca más de un bostezo.

¿Cómo se concreta lo abstracto?

¿Sin cadencias ni orden?

Ahora escucho cintas de K7 repletas de techno hardcore de hace bastantes años.
Creo que actualmente lo bizarro es asimilado por la industria, por las grandes empresas multinacionales.
Los grandes banqueros con sus "benéficas" fundaciones se congratulan por los kilos y kilos en cuadros de pintura que poseen:
"¡Yo tengo 7 kilos de Goyas y 680 gramos de Tizianos!"
Son estos mismos los que vierten mantos borrosos sobre la cultura.
Sonic Youth ya no son Youth.

Escribiré un himno sobre las posibles respuestas de las misses en los concursos de belleza.
A la música la han convertido en mercancía desechable.
Los cantantes líricos se creen importantes en los jardínes sintéticos, dónde abundan los más venéreos sonidos, los simbolismos más irónicos de este fantástico mundo de mierda.

Lo que no te mata te deja para el arrastre.

Nos convierten en hombres menguantes para que podamos escuchar la poesía silenciosa de esta SPAIN AFTER DARK.

No hay comentarios: