15/2/16

Entrevista a Servando Carballar

El Aviador Dro y sus obreros especializados se presentaron por primera vez ante la humanidad en 1979. Sus propuestas iban más allá de lo meramente musical. Sus ideas transgresoras intentaron transformar la sociedad a través del anarquismo futurista y el desarrollo científico como bien social. Aún siguen llevando a la práctica su pensamiento. Son, con sus mutaciones y variables, un grupo emblema de lo moderno en la música española. Dentro del pop electrónico o el tecno pop, apenas había nada antes de ellos. Y siguen muy vivos. Servando Carballar, icono de la vanguardia pop en España, es el equivalente a un híbrido perfecto entre todos los miembros de Kraftwerk, The Residents, Bakunin y New Order. Si tuviera un DNI con nacionalidad alemana, tendría ya una calle a su nombre, y no solo por su música, sino por ser el valiente impulsor del sello DRO.
Pero en este país que identifica Movida con Los Secretos, el desarrollo musical del Aviador ha seguido su camino en un mundo paralelo. De sus entrañas surgen guerrilleros futuristas con secuenciadores bajo el brazo en lucha contra imperialistas planetarios. Nuevamente editan una ópera espacial científica sobre la vida futura, creando una perfecta simbiosis de armonías, melodías comerciales y electrónica teutónica. En "La voz de la ciencia" presentan un programa especial para evitar la destrucción de la raza humana por el capitalismo tecnológico. La ciencia constructiva frente a la sinrazón. Atrás quedaron sus sintéticas arengas de militantes cyborg faltos de temor. Podrían dominar el átomo con unos sabios acordes, y crear vida artificial a partir de un puñado de compases rítmicos para destruir todo lo inmovilista del pasado. Algunas de sus letras son proféticas y gracias al apoyo de científicos plantean una serie de tesis sobre lo necesario de la mejora científico-tecnológica para el progreso.
Hemos charlado unos minutos con el alma mater del Aviador, Servando Carballar,  y nos ha respondido a unas preguntas:
A pesar de los cambios de formación, ¿el ideario del Aviador sigue vivo? "La voz de la ciencia" me recuerda a "Síntesis", no tanto por su ideario sino por ser un disco tremendamente conceptual, algo que hoy día se ha perdido un poco.
S. C.: En realidad cada vez nos resulta más complicado crear un disco sin un "concepto". Como decimos en nuestro manifiesto de la "Música Aumentada", incluido en el disco, los músicos debemos evolucionar para encontrar nuestro espacio en la era digital. Ya no basta con crear canciones. Hay que participar y trabajar de cara a la sociedad. Transformarnos nosotros y ayudar a transformar el mundo. El discurso del Aviador Dro sigue siendo el mismo: La utilización de la ciencia como herramienta de progreso. Solo que ahora el discurso se entiende mejor que en 1979.
El sonido aviador sigue siendo inconfundible a pesar de la evolución y desarrollo tecnológico de  instrumentos y técnicas de trabajo musical (de lo analógico a lo digital, sampler, etc.). ¿Crees que esto es una liberación, o un lastre que somete el resultado final al uso de instrumentos?
S.C.: Es fantástico que ahora todo el mundo pueda crear música con su ordenador personal y un poco de imaginación. Esta democratización permitirá integrar la música de una manera natural en la vida cotidiana. Haremos un perfil de facebook e introduciremos nuestra canción. El siguiente paso será trabajar con sistemas inteligentes. Nuestro ordenador será nuestro compañero y sugerirá labores creativas. Al final podremos grabar música con solo pensarla o emitirla directamente desde nuestra mente con dispositivos cibernéticos.
En Latinoamérica  tenéis muchos y fieles seguidores, ¿se va a distribuir en esos países?
S.C.: Esperamos que si. Aunque eso es labor de PIAS. En realidad ahora el hardware, el "disco", es solo un elemento más. Todo está disponible digitalmente. No hay barreras.
¿Cómo se ha gestado e ido tomando cuerpo el proyecto de "La voz de la ciencia"? La edición es una gran apuesta, dado el tipo de propuestas que se presentan hoy día con ediciones cutres que a no ser que sean cajas antológicas. Vuestro caso es diferente, un disco y con exquisita edición formato libro, de edición limitada.
S.C.: En este caso PIAS se ha esforzado por reflejar nuestra idea. Esto es de agradecer hoy en día. Por otra parte es lógico ofrecer algo diferente en formato físico que lo que obtendrías igualmente descargando el disco en i-tunes. Debe haber un valor añadido. Algo físico que te una a la banda. Queríamos recuperar la sensación que se tenía cuando comprabas un vinilo: un momento especial en el que ibas a descubrir el trabajo de unos tipos encerrados un buen montón de tiempo en un estudio.  El proyecto tiene unos diez años de antigüedad pero nos pusimos a ello en 2010.
Ha sido un trabajo arduo contactar a todos los científicos y explicarles la idea. Lo mejor fue ver que la idea les encantaba. Teníamos miedo de que les pareciese una frivolidad, pero en lugar de eso nos recibieron con los brazos abiertos.
¿En qué se diferencia de los anteriores discos?
S.C.: Es nuestro primer disco elaborado bajo el esquema de nuestro manifiesto de la música aumentada. Si bien es una evolución del tipo de trabajo que hicimos en Síntesis y Mecanisburgo. También es un proyecto abiertamente disciplinar que incluye blogs, gira por centros científicos.
¿Que momento crees que vive actualmente la música en España? ¿Que opinas de la ley Sinde, el Creative Commons y las Netlabels?
S.C.: Creo que Internet pone en manos de los creadores la posibilidad de un gran control sobre la obra propia y la capacidad de prescindir de intermediarios. Las legislaciones tienen que adaptarse sin criminalizar al usuario. Son las operadoras las que necesitan contenidos y el pago de derechos no puede ser injusto ni arbitrario como se ha hecho hasta ahora. Los músicos tendremos que vivir del directo, el merchandising, asociarnos con marcas y empresas como en la época de los mecenas. La música tiene miles de años y el pago de derechos muy pocos. Luego los músicos no dependemos de los derechos.
 Háblanos un poco de lo que nos está sucediendo en nuestro país, con la crisis, los ajustes draconianos, etc. ¿Son los mineros en lucha y marchando a Madrid, lo más cercano a unos obreros especializados?
S.C.: Pues nos dan ganas de cambiar el uniforme al de los mineros. Estamos contemplando el mayor ataque del capitalismo salvaje a la sociedad desde la revolución industrial. Asistimos al desenmascaramiento de una falsa democracia en manos de los financieros y las mafias. Es inadmisible.
Próximos proyectos, giras, etc.  Llevaremos la Voz de la Ciencia al Jardín Botánico de Madrid el 22 de Septiembre. También queremos ir a Zaragoza Valencia, Donosti, Coruña, Sevilla. Estamos trabajando en crear estos eventos entre el segundo semestre de 2012 y el primero de 2013, Y en 2014 abordar nuestro segundo proyecto aumentado.
 ¿Que opinas de las versiones y homenajes que ha recibido aviador en estos años por grupos indies de generaciones posteriores.
S.C.: Nos encantan. Es estimulante.
¿Han variado tus gustos musicales? ¿Tus grupos favoritos siguen siendo los mismos? ¿Qué destacarías de la escena actual?
S.C.: Escuchamos mucha música. Desde XX a los Ting Tings o CSS. Me encantan Bat for Lashes o Mikachu.
Algunos músicos están escribiendo novelas o libros de poesía (Antonio Luque de Sr Chinarro, o Víctor Nubla de Macromassa). ¿Te adentrarías en ese mundo literario?
S.C.: Lo curioso es que empezamos creando fanzines. Desde luego nuestros proyectos aumentados futuros irán por ese camino.
¿Algo que comentar más?
S.C.: ¡Libertad, Igualdad y Electricidad!

Publicado originariamente en el blog de Fnac.es (2012)
Por Sergio Sánchez 

No hay comentarios: