29/1/16

Documentalista audiovisual. Importancia y funciones.



            Los documentalistas audiovisuales deben cumplir varias funciones básicas como la de analizar el material disponible y así describir las imágenes trasladando a una base de datos esa información para que a posteriori se pueda utilizar al servicio de los usuarios. Gestionar los fondos audiovisuales, y disponer para los usuarios el tejuelado, la ubicación del material en un lugar concreto de almacenaje, etc. Y recuperar ese material para el manejo de los usuarios, utilizando la base de datos.

Desde mi experiencia como ex catalogador en una fonoteca y como fonografista, la importancia de la preservación del patrimonio sonoro es fundamental, y muy necesaria para poder desempeñar unas funciones que sirven para la recuperación del patrimonio sonoro, a pequeña escala.

Es importante no solo preservar sonidos que poco a poco desaparecen, sino hacer comprender que son fuente documental de gran valor para futuros investigadores de nuestro pasado más reciente.

Se consigue además que se preste atención a la escucha, a otra forma de entender el mundo que nos rodea. La docencia, en este sentido es vital. Los más jóvenes deben aprender que los sonidos son patrimonio de todos, tal y como explicamos en la asociación de arte sonoro a la que pertenezco, Intonarumori.


Actualmente ubico material audiovisual y libros siguiendo las normas de catalogación de la empresa en la que trabajo. Participo también del proceso de devolución de producto y reparación de objetos defectuosos.

Con anterioridad fui estrecho colaborador del artista Francisco López en la creación de la Fonoteca SONM del Centro Cultural Puertas de Castilla (Murcia, España). Era el encargado de catalogar todo el material recibido para la implantación antes de la apertura.

Al principio fueron unos 5.000 documentos, mayoritariamente audiovisuales.

El proceso fue muy gratificante pero complicado y lento en la catalogación, ya que la mayoría del material era difícil de identificar por cuestiones estéticas (visualizar nombres, títulos, etc.) y también para digitalizar para la web. Además, los ítems sobre género/estilo eran también complicados ya que la interpretación de los sonidos.

Los  músicos utilizaban diversos estilos en el uso de la reconfiguración sonora, y la dificultad existía por la catalogación por género, lo que ralentizaba mucho el trabajo.





Bibliografía

- Bailac, M. y Català, M. “El documentalista audiovisual”. El profesional de la información, vol. 12, nº 6, noviembre-diciembre 2003.

- Coll-Vinet, R. “Capítulo II. Profesionales de la documentación” en: Profesionales de la documentación, ATE, Barcelona, 1982, pp. 47-74.



No hay comentarios: